Más de 1.5 millones de usuarios cambiaron de operador móvil

cambiaron operador movil gmc telecom

La expansión de la telefonía celular en nuestra economía obedece a una serie de factores. De acuerdo con el Plan Nacional de Infraestructura, publicado por la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), la mayor penetración en el resto del país se debe principalmente a la dinámica exhibida por el mercado, gracias a la competencia y el desarrollo tecnológico, que ha contribuido con innovación y tarifas bajas competitivas para este servicio.

Por otro lado, de acuerdo con el informe Dividendos Digitales, elaborado por el Banco Mundial (BM), tan solo alrededor del 15% de la población mundial puede costear el acceso a internet de banda ancha. Así, la telefonía móvil, a la que tienen acceso casi cuatro quintos de la población mundial, constituye el principal medio de acceso a internet en los países en desarrollo. Por ello, no sorprende que, en el Perú, el 20.2% de la población acceda a internet exclusivamente a través del teléfono móvil.

Actualmente el mercado de telefonía celular, según cifras del Osiptel, está conformado por cinco empresas operadoras: Movistar (con una cuota del 47.2% del mercado), Claro (32.2%), Entel (12.7%), Bitel (7.9%) y Virgin Mobile (0.06%).

Si bien los dos primeros operadores concentran el 79.4% del mercado, los cambios en la regulación de las telecomunicaciones desde 2015, como la eliminación de barreras de acceso a la portabilidad (incluyendo el desbloqueo de equipos y la eliminación de plazos forzosos), han hecho de este un mercado mucho más competitivo.

Así, entre enero y noviembre del año anterior, la cantidad de líneas móviles portadas (que migraron de un operador a otro) fue de 1,533,633, casi el doble del mismo periodo del año anterior.

Una nueva apuesta en este mercado es el ingreso de operadores móviles virtuales (OMV), como la británica Virgin Mobile y Dolphin Telecom, recientemente anunciada por el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC).

Sin lugar a dudas, el desarrollo de la telefonía móvil genera una mayor conectividad y facilita las actividades económicas, por lo que constituye una parte esencial de cómo las economías funcionan. Por tanto, es recomendable facilitar el acceso y funcionamiento tanto a nuevos operadores que favorezcan la competencia en el mercado, como a aquellos que estén dispuestos a expandir la provisión geográfica del servicio a través de inversiones en infraestructura, a fin de asegurar la satisfacción de los usuarios y el acceso a esta importante tecnología de la información.